Los puntos de dolor son el gran aliado del marketing.

Nos ayuda a entender que hace comprar a nuestro cliente ideal y como accionar la venta.